Soledad Silveyra y Verónica Llinas juntas para hacer reír, durante 90 minutos. «La familia sirve para los buenos momentos, para los regulares, para los malos, y para hacer todo aquello que nunca le harías a un desconocido, por miedo a las consecuencias». La historia narra el reencuentro de dos hermanas que se vuelven a ver las caras después de 20 años en un duelo divertido y desopilante, donde tendrán que superar su pasado para poder tener un futuro, dando lugar a una disparatada tragicomedia que muestra el trasfondo social de las complejas relaciones familiares. «Todos estamos a un paso de la locura».

Entradas en venta en Tickantel, financia Visa. Apto. mayores de 15 años.